SABÍAS ?

MOVIMIENTO LAICAL ORIONITA BARRANQUERAS

SABES LO QUE SIGNIFICA MLO? SIGNIFICA MOVIMIENTO LAICAL ORIONITA

¿ Y SU ORIGEN? :

El MLO tiene su origen en Don Orione el cual durante toda su vida, ha comprometido a los laicos en su espíritu y misión para "sembrar y arar a Cristo en la sociedad".

¿Quiénes integran el movimiento?
Todos aquellos laicos que enraizados en el Evangelio, desean vivir y transmitir el carisma de Don Orione en el mundo...

¿Cuál es el fìn del MLO?

Es favorecer la irradiación espiritual de la Familia orionita, más allá de las fronteras visibles de la Pequeña Obra.
¿Cómo lograr esto?

A través del acompañamiento, animación y formación en el carisma de sus miembros,respetando la historia y las formas de participaciòn de cada uno.

¿Te das cuenta? Si amás a Don Orione, si comulgás con su carisma, si te mueve a querer un mundo mejor, si ves en cada ser humano a Jesús, si ves esa humanidad dolorida y desamparada en tus ambientes, SOS UN LAICO ORIONITA.

¿SABÍAS?
El camino y las estructuras del MLO, se fueron consolidando en las naciones de presencia orionita. Al interno del MLO y con el estímulo de los Superiores Generales , se juzgó maduro y conveniente el reconocimiento canónico del MLO ... así fue solicitado como Asociación Pública de Fieles Laicos, ante la Congregación para la vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCVSA) y fue aprobado el 20 de noviembre de 2012.

Y BARRANQUERAS, SABÉS DONDE QUEDA? en el continente americano, en América del Sur, en ARGENTINA, y es parte de la Provincia del CHACO.

Algunas de las imágenes que acompañan las diferentes entradas de este Blog pueden provenir de fuentes anónimas de la red y se desconoce su autoría. Si alguna de ellas tiene derechos reservados, o Ud. es el titular y quiere ser reconocido, o desea que sea quitada, contacte conmigo. Muchas gracias


miércoles, 15 de septiembre de 2021

DANOS SEÑOR EL CORAZON DE DON ORIONE, PARTE II



B. "Estamos perdiendo el corazón"
La expresión es grave y podría contextualizarse en el entorno hospitalario, en un quirófano durante la cirugía cardíaca. Pero también podría ser la expresión que defina bien algunas situaciones limítrofes de nuestro contexto religioso orionino en el que verificamos, con preocupación, la pérdida de entusiasmo por los valores de la vida consagrada o la pasión por el apostolado carismático. De hecho, si el corazón no arde, los pies no caminan. Y por esto seguimos tristes al ver a algún cohermano que parece vivir una vida estática, cómoda, deprimida y fría. Desafortunadamente, son situaciones en las que existe el riesgo de no tener el corazón " ni en la Iglesia ni en la sacristía ", es decir, no tener el corazón " donde está el anfitrión."Y carecer de" un alma "," perder el corazón ", esa es la mística que puede dar fuertes motivaciones para la vida en comunidad, para las actividades, para el trabajo apostólico y, sobre todo, para garantizar esa caridad. No se reduce a un simple gesto de filantropía.
Ante algunas situaciones de fracaso o dificultad, tanto en la esfera personal de los religiosos como en la comunidad, es costumbre culpar al entrenamiento, a los entrenadores, al "chivo expiatorio" responsable del malestar del entrenamiento o incluso de algún abandono o gran problema. No tenemos que ser una de esas catástrofes que creen que todo es culpa de los entrenadores o que todo sale mal o que todo debe cambiarse en la formación. De hecho, no debemos cansarnos de mejorar y reconocer la dedicación y el compromiso de los entrenadores, su pasión en un campo tan estratégico para el presente y el futuro de nuestra familia.
Pensando en una evaluación general de la formación, es bueno recordar lo que se presentó en el XIV Capítulo General. Tomo en cuenta los 7 temas o aspectos determinantes de la reflexión del capítulo sobre la persona del religioso.
    La humanidad de los religiosos: una evaluación general de la formación nos hace decir que hemos crecido en la conciencia del cuidado integral de nuestra persona (salud corporal, psicológica y espiritual), incluso si debemos esforzarnos más y crecer en el acompañamiento mutuo. El Capítulo reconoció que la mayoría de los religiosos se sienten felices y satisfechos con la misión y hay muchos que muestran la alegría de ser un Orionino y servir a las personas. Sin embargo, también es posible detectar a alguien que muestra sentimientos de insatisfacción y falta de satisfacción personal. Desafortunadamente, podemos identificar a algunos cohermanos que parecen haber hecho un discernimiento equivocado al elegir la vida consagrada.
    La vida religiosa de Dios: Al escuchar a las comunidades, se reconoce la falta de tiempo dedicado a escuchar y meditar sobre la Palabra de Dios, debido a la dinámica diaria de su actividad. Desafortunadamente, esto provocó cierto activismo en los religiosos y se tomó su tiempo para estar con Dios, consigo mismos y con los cohermanos. Entonces estamos marcados por el individualismo, que también puede afectar la forma en que oramos. Otro dato problemático parece ser el de una oración mecánica, habitual, no nutritiva, una oración que se reduce a prácticas de piedad. El intercambio espiritual es un objetivo a menudo declarado en las reuniones de la Congregación, pero rara vez se logra en las comunidades. Finalmente, incluso si, en los últimos años, ha habido una insistencia en la importancia del acompañamiento del director espiritual,
    Los religiosos identificados en el carisma:Al comienzo de la Congregación, la identidad carismática se transmitió, casi por ósmosis, por la presencia de Don Orione y sus colaboradores más cercanos. Posteriormente, fueron también las obras en las que los religiosos se identificaron los que dieron forma al carisma. De hecho, cada cohermano que ingresó en un Pequeño Cottolengo fue inmediatamente identificado como "Orionina". Hoy, en tiempos de grandes cambios de época, de sociedad líquida, de relativismo y condicionamiento de la administración pública, la identidad carismática de las obras y, al mismo tiempo, de los religiosos se ha desdibujado. Necesitamos formarnos más en nuestra identidad carismática, profundizar el sentido de pertenencia y mejorar la comunicación y la forma de vivir el carisma entre religiosos y laicos.
    La relación vital con la comunidad:Es cierto que hay signos de esperanza y muchos esfuerzos en algunas comunidades para vivir la fraternidad sincera y auténticamente. Sin embargo, muchas comunidades subrayan la creciente dicotomía entre el apostolado y la vida fraterna, señalando problemas comunitarios profundos, como escapar de la comunidad, buscar reconocimiento personal, etc. Se requiere que, en el contexto formativo, se fomente el redescubrimiento del encanto de la vida consagrada, a través de la mejora de sus pilares fundacionales (experiencia personal con Dios, vida comunitaria y pasión por los pobres). Es necesario que desde la formación inicial se aprenda a comprender que la base de la vida comunitaria es el encuentro con Dios, aprovechando al máximo las herramientas ya conocidas (Lectio Divina, Escuela de oración, Ejercicios espirituales, etc.),
    Los religiosos en misión, testimonio y servicio: Nuestro testimonio de caridad en las diversas áreas de la vida apostólica es considerado válido por la gente, incluso si, desafortunadamente, hay situaciones en las que nos es difícil comunicar que Cristo es el sentido más profundo del servicio que nosotros hacemos Es importante ofrecer a nuestros religiosos más jóvenes una formación carismática-evangelizadora junto con alguna competencia técnico-profesional en las diversas áreas de nuestra misión.
    El apostolado congregacional, don a la Iglesia: En general, percibimos una evaluación positiva que la Iglesia y la sociedad tienen de nuestras obras. Con nuestro apostolado mostramos que estamos en sintonía con el mensaje del Papa Francisco a pesar del hecho de que, en algunas situaciones, no podemos investigar las consecuencias de su enseñanza para nuestra misión. Existe la necesidad de desarrollar una cultura de "pertenencia auténtica" a un estilo de vida simple, alegre y esencial, entrenando a nuestros religiosos para que tomen una decisión más auténtica, para sentirse llamados a estar al servicio del Papa y la Iglesia en las áreas más deficiente y donde hay más dolor y degradación.
    Hacia las periferias existenciales del mundo: Una característica fuerte y aún evidente de nuestra Congregación es el estilo de vida simple y la capacidad de dar la bienvenida a las personas que vienen a nosotros. Sin embargo, el riesgo sigue siendo estar satisfecho con esto y no tener un frente de acción valiente comprometido con las grandes causas sociales del mundo de hoy; indudablemente existe el riesgo de cerrar nuestras obras protegidas y seguras, garantizadas por el trabajo que hacemos, sin correr el riesgo de aventurarnos en los desafíos más exigentes e "inseguros" que requieren un compromiso de nuestra parte. Todavía notamos que entre nosotros Orioninos hay iniciativas aisladas de presencia en los nuevos suburbios, pero hay algo programático y una prioridad de nuestra misión. Desafortunadamente, hay religiosos "con zapatos limpios" que tienen dificultades para ir a los pobres donde quiera que estén.

SAN CIPRIANO. 16 de SEPTIEMBRE


Cipriano obispo de Cartago vivió la persecución del imperio romano. El junto a San Cornelio sostenían que no se podía negar el perdón a quienes se arrepentían de corazón. Para la liturgia romana su memoria obligatoria es el día 16 de septiembre.
Los Santos Cipriano y Justina son venerados como cristianos de Antioquía de Pisidia por la Iglesia ortodoxa y por la Iglesia Católica tradicionalista.
En el año 304, durante la persecución de Diocleciano contra los cristianos, Cipriano y Justina sufrieron el martirio en Nicomedia (actual İzmit, Turquía) el 26 de septiembre, fecha en la que se conmemora su festividad. Sin embargo, en el rito romano su celebración fue eliminada del calendario litúrgico y del martirologio en 1969, aunque muchos católicos tradicionalistas la siguen conmemorando.
En la cultura popular San Cipriano es venerado como un santo propicio para deshacer hechicerías y trabajos de magia negra. A este santo se le atribuye la autoría de gran parte de un grimorio titulado Libro de San Cipriano.
San Cipriano fue un defensor de la primacía de Pedro y de amor a la Iglesia. Don Orione tenía para él y para su gran atención pensamiento. 
La fiesta de San Cipriano se celebra el 14 de septiembre, ya que en esa fecha de 258 murió mártir. Cipriano nació en Cartago hacia 210. Tres años después de su conversión al cristianismo, fue elegido obispo de su ciudad. Se retiró en la clandestinidad durante la persecución de Valeriano, supo que había sido condenado a muerte, volvió a Cartago para dar testimonio ante los fieles y fue decapitado en el año 258.
Don Orione tenía un gran conocimiento de la vida de la Iglesia de los primeros siglos del cristianismo. Sacó enseñanzas morales y doctrinales de los primeros Padres de la Iglesia, con una veneración especial para todos los confirmados por el martirio de la verdad de su fe. San Cipriano está entre ellos. Se cita a menudo el santo obispo de Cartago, y en especial sus declaraciones acerca de la Iglesia, su unidad, la primacía del obispo de Roma. Leggiammo le escribimos Don Orione. "San Agustín dice que cuando el gran obispo Cipriano de Cartago fue condenado a tener la cabeza cortada, se le dio la elección y los medios para canjear su vida, aunque sólo sea en palabras, había velado la fe en Jesucristo, para lo cual fue condenado a morir. Y no sólo se le dio licencia para hacerlo, y cuando estaba ante Galerio Máximo, el procónsul en el gobierno de África hasta la última era cariñosamente ejemplo, por qué pensaba hacer mejor si no se atienden a salvar su vida, que sufren vale la obstinación loco y tonto
A lo que, en una palabra, respondió ven.do Obispo: "Haz lo que se prescribe para usted ... en un asunto de tanta santidad, no hay lugar para votar. "Y con que la fe y la grandeza de ánimo que podría verdaderamente apostólico, en el amor con el corazón parado en la Iglesia, de la que escribió el magnífico tratado "De unitate", que es la obra maestra del intrépido obispo y mártir: fuerte gracia de Dios y de la fortaleza de su Dios lo estaba llamando a confesar con su sangre la religión cristiana, llena de alegría, se dirigió al lugar del martirio ".Así murió por su fe, el gran obispo de Cartago Cecilio Cipriano: el defensor del Papa Cornelio, el que había recibido el Papa, "el obispo colocado en Cumbre Apostólica" (Ep. 3). Don Orione todavía recuerda que San Cipriano, en la Carta a Tubajanum 73, llama al obispo de Roma, "caput Ecclesiae et al radio." (Escritos 49, 117)El gran obispo y mártir de Cartago, San Cipriano, tuvieron que exclamar: "Roma es la única iglesia en la que todas las herejías de acceso está cerrada para siempre." (Lib. El Lett. 3). (Escritos 82, 38)

Siempre el mismo San Cipriano en su Tratado de la unidad de la Iglesia, escribió: "El que abandona la Cátedra de Pedro sobre la que se fundó la Iglesia, nunca se puede suponer que sea aún en la Iglesia" San Ambrosio (siglo IV) él declara que "Ubi Petrus, ibi Ecclesia", "donde está Pedro, allí está la Iglesia."S. Cipriano no podía usar expresiones más fuertes de los que utilizan la escritura, así que el Papa San Cornelio "Todos nuestros colegas debe aprobar la misma ley, recibirán los mismos sacramentos y venerar en su augusta persona del mismo una única Cabo única".Y en otro lugar dice: "Hay un solo Dios, un solo Cristo, uno fundado en la Cátedra de Pedro por la voz del Señor, y sobre él edificó su Iglesia." (Escritos 76, 236)

San Cipriano, en su admirable "De unitate Ecclesiae", compara la inmensa extensión de la unidad católica a la multitud de rayos por el mismo sol, que es Cristo, comience a iluminar el mundo; interceptado el radio del sol y la viga inmediatamente se extinguirá. (Escritos 111, 5)

Sólo el catolicismo forman un solo cuerpo, lleno de santidad, fuerza, vida, ya que estaba animado, aceleró y sostenida por el Espíritu Santo (Ez.). Fuera de la Iglesia romana, una, santa, católica y apostólica, sólo hay mechones, ahora dice S. Cipriano, el gran obispo y mártir de Cartago.Es una sola medida que el sol de las cuales una es la luz, aunque infinita son sus rayos y todo lo envuelven las enormes distancias del universo ... (Escritos 115, 15)

HAY QUE AMASARSE CON DIOS


Reducir la caridad a la filantropía es siempre un riesgo inminente. Para evitarlo, es necesario “amasarse con Dios”, como decía Don Orione.
Sin una relación con Dios, sin embargo, no continuamos mucho porque "un saco vacío no se sostiene", expresión típica de Don Sterpi. Ante las primeras dificultades te rindes. Y las dificultades llegan tan pronto como el ego ya no escucha los aplausos.

martes, 14 de septiembre de 2021

DON ORIONE Y NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES


Don Orione tenía una especial devoción a la Virgen de los Dolores. Recordamos también que la estatua de la Madonna del primer colegio de San Bernardino (1983) era una de los "Dolores".
Los primeros niños después de escuchar a Don Orione que la Virgen estaba triste por los pecados, decidieron no ofender más a Dios por sus pecados y para no entristecer a la Virgen.
Don Orione relató : " la Madonna tenía una espada plantada en el corazón, se volvieron hacia mí y dijeron: ¿Cómo es que tenemos que tener una estatua de la Virgen con una espada plantada en el corazón? No, no queremos que tenga una espada en el pecho Así que se rompieron la espada, y de hecho, llevaron fósforos y la quemaron allí, en el centro del jardín, en el medio de la pared, donde había una puerta y ahora está la estatua de la Virgen, y dijo: así es como  se queman nuestros pecados .. .".
En lugar de la espada que se colocó un corazón de plata con los nombres de los que tenían  buenas intenciones.
Estas son algunas de las palabras de Don Orione acerca de Nuestra Señora de los Dolores:
"Y vamos a hacer eso para Ella (Nuestra Señora de los Dolores) Vamos a encender muchas luces, porque la luz es un símbolo de fe y luego vamos hacia Ella.
 ¿Cuántos estudiantes, hermanos y sacerdotes que están en misión o en otros hogares estarán en espíritu rezando a la Virgen! Roguemos a la Virgen Dolorosa, confundamos a los latidos de nuestros corazones con el latido del corazón de María, mezclemos nuestras lágrimas con las derramadas por la Santísima Virgen María "(Don Orione, Word IV, 284-285)

DANOS SEÑOR, EL CORAZÓN DE DON ORIONE PARTE I



A. "Ese corazón tuyo... ¡Don Orione!"
Describir el corazón de Don Orione, incluso si fuera solo desde el punto de vista del entrenamiento, no es una tarea simple. Don Gaetano Piccinini, en el libro que tiene la expresión anterior como título (" Ese corazón tuyo... Don Orione! "), Señaló que hacer un retrato del Fundador es una " ardua tarea casi temeraria " y P. Giuseppe de Luca, decidido por la misma iniciativa, tuvo que reconocer que " acercarse a las almas que Dios privilegia es casi como mirar hacia un abismo ". Y esto es ciertamente porque, Don Orione, " No era el hombre con las poses, sino los movimientos, el dinamismo siempre urgente para las formas serenizantes del bien ". [1]
Como no es posible describir completamente "ese corazón", porque "sin límites", sin embargo, podemos comprender algunos aspectos que pueden ayudarnos a reflexionar y alcanzar el objetivo de esta conferencia, identificando " entre muchos valores importantes para los cursos de capacitación, algunos valores particularmente importante para prestar atención en la formación "(desde el objetivo de la Conferencia).
Un aspecto importante de la personalidad de Don Orione es sin duda el hecho de que mantuvo su "corazón" en un movimiento continuo y permanente: " No era el hombre con las poses, sino con los movimientos ... ", escribió Don Piccinini.
San Juan Pablo II, en la homilía de beatificación (26/10/1980), fue más allá y acercó el corazón de Don Orione al corazón de San Pablo, el gran apóstol y misionero de la Iglesia: " tierno y sensible a las lágrimas , infatigable y valiente hasta el punto de atreverse, tenaz y dinámico al heroísmo, enfrentando peligros de todo tipo, acercándose a altas personalidades de la política y la cultura, iluminando a los hombres sin fe, convirtiendo a los pecadores, siempre reunidos en oración continua y segura ".
Recientemente fue el Papa Francisco quien se acercó a nuestro Fundador al citar su nombre en un discurso al clero y a las personas consagradas de la diócesis de Génova (27/05/2017), sellando con una expresión Orionina un estilo de vida, un dinamismo que mantiene El corazón en constante movimiento.
Respondiendo a una pregunta para identificar el criterio fundamental para " vivir una vida espiritual intensa ", el Papa Francisco dijo que el secreto es " imitar el estilo de Jesús ". ¿Y cómo fue este estilo? - pregunta el Papa. “ La mayor parte del tiempo Jesús lo pasó en la calle. Esto significa cercanía a las personas, cercanía a los problemas. No se estaba escondiendo. Luego, por la tarde, muchas veces se escondía para rezar, para estar con el Padre ”.
Aquí está el dinamismo equilibrado del corazón siempre en movimiento: mantener la armonía entre "no esconderse de las personas" y "esconderse para la oración". Sin embargo, advierte el Papa, estar "siempre en el camino" conlleva el riesgo de estar "expuesto a la dispersión, a ser destrozado". Pero, “ No debemos temer el movimiento y la dispersión de nuestro tiempo. El mayor temor en el que tenemos que pensar es una vida estática (...) Tengo miedo del estático [formador / formando] . Estoy asustado. (...) El [formador / formante] que tiene todo planeado, todo estructurado, generalmente está cerrado a las sorpresas de Dios y pierde esa alegría de la sorpresa del encuentro. El Señor te toma cuando no lo esperas ".Entonces, “Un primer criterio es no temer esta tensión que nos toca vivir: estamos en la calle, el mundo es así. (...) Un corazón que ama, que se entrega, siempre vivirá así ". Y para reforzar el concepto, el Papa continúa el discurso diciendo que es necesario moldear la vida desde la perspectiva del encuentro : “ Tú, [formador / formando], te encuentras con Dios, con el Padre, con Jesús en la Eucaristía, con los fieles: te encuentras. (...) Cállate [delante del Señor] , escucha lo que dice, lo que te hace sentir ... Encuentro. Y con la gente igual. (...) Déjate cansar de la gente; no defiendas demasiado tu tranquilidad ". Y concluye con la mención a nuestro Fundador: "el[formador / formando] que lleva una vida de encuentro, con el Señor en oración y con la gente hasta el final del día, está "desgarrado", dijo San Luigi Orione 'como un trapo' ".
¡Así fue nuestro Fundador! Usando una imagen simbólica muy rica, podemos afirmar que en el "corazón" de Don Orione encontramos este doble movimiento de sístole y diástole al que el Papa mencionó: se concentra para encontrarse con el Señor e inmediatamente se abre, dejándose por amor, dar testimonio de Jesús; es decir, en su vida se realiza el dinamismo, pero también la tensión, de la sístole del "único Dios" y de la diástole del "exterior de la sacristía", como él mismo manifestó en 1924 con otra expresión: " Quiero estar oculto en el Corazón de Jesús crucificado, pero recorriendo las calles y plazas con el fuego de la caridad " [2] .
De estos primeros subrayados entendemos que la tarea formativa, especialmente para aquellos que quieren tener el "corazón de Don Orione" ( Danos, Oh Señor, el corazón de Don Orione ), no es una cosa fácil, ni simple, incluso menos automática. En verdad, es correcto hablar de un proceso de entrenamiento de por vida (entrenamiento continuo) y que requiere la implementación, ya en el período inicial, de un entrenamiento que dice ser "entrenamiento del corazón" [3] , transformación de la persona , un proceso en el cual el sujeto en formación se consagra totalmente a Dios al seguir a Cristo, al servicio de la misión.
La formación según el corazón de Don Orione significa, en particular:
- Un corazón lleno de Dios, Primacía de la vida espiritual: ¡Solo Dios! ¿Quién en educación no conoce esa página autobiográfica, fechada en 1899, titulada "Trabajando buscando solo a Dios"? [“ Ayer estuve en la habitación de un buen sacerdote y allí menosprecié estas palabras: ¡solo Dios!”] Es a partir de aquí que uno debe comenzar a conocer el corazón del Fundador. En cierto sentido, es él mismo quien provoca esta lectura iniciática: “¡Trabajando bajo la mirada de Dios, solo de Dios! Oh! Sí, en estas palabras hay toda una nueva regla de vida, hay todo lo que es suficiente para la Obra de la Divina Providencia: ¡la mirada de Dios! Debemos comenzar una nueva vida, y debemos comenzar desde aquí: ¡trabajar buscando a Dios solo! ¡Trabajando bajo la mirada de Dios, solo de Dios! ”.Para Don Orione, "amar verdaderamente al Señor, Nuestra Señora, las cosas santas, la Iglesia", es decir, luchar por la "gran medida de santidad", era una idea fija. Y recomendó la misma actitud a los Clérigos: "¿Sabes lo que significa estar atrapado en una cosa? Significa no ver nada más, no amar nada más, no querer nada más que esa cosa ... Debemos fijarnos solo en lo que concierne al amor y la gloria de Dios y la Santísima Virgen y la salvación de las almas ... lo que fue ¿El estado de la Virgen hacia Jesús? Lo sabes: ¡vivió solo para él! Él solo habló de él y por él, sufrió y oró voluntariamente por él; Diría que pensó lo que Jesús pensó, si fuera posible, tanto que su amor quería estar cerca de los sentimientos, pensamientos y afectos de Jesús ... vivir al unísono, en todo, con Jesús ". [4]Por lo tanto, reconozca la primacía de la vida espiritual, dedicando energías y tiempo al crecimiento espiritual de los que se forman y, con ellos, viviendo una relación íntima con el Señor en la celebración de los sacramentos, en la lectura orante de la Palabra de Dios, en los momentos fijos de oración comunitaria y personal, etc. Se debe prestar especial atención a los formadores para llevar a cabo una iniciativa propuesta por el último Capítulo: " Desarrollar una metodología de espiritualidad orionina, utilizando, por ejemplo, la ayuda" En los pasos de Don Orione " ". [5]
- Un corazón "comunitario": era el año 1916; en Europa estalló la guerra y Don Orione escribió una carta a Don Carlo Dondero sobre la calidad de vida fraterna en la comunidad de Mar di Espanha (la primera apertura fuera de Italia): "No puedo ocultar todo el dolor que he sufrido y que sufro al comprobar dolorosamente que esta pobre casa es siempre como un mar tormentoso, y al escuchar de su propia carta del 19 de enero que nadie se lleva bien con usted, y por lo tanto no entre ustedes, mis hijos en Jesucristo, existe esa unión y esa verdadera armonía de las almas y la caridad fraterna de Jesucristo. [...] La guerra se lleva a todos los sacerdotes como se lleva a todos o casi todos los clérigos que has conocido. […] Pero tu desunión es más dolorosa que las privaciones y sufrimientos que traemos aquí para la guerra. [...] Es cierto que me das buenas noticias de los productos de frijoles, arroz: me hablas de vías fluviales y máquinas, etc., pero ¿qué me importa, hijo mío, de todo esto, si está entre ustedes? no hay unión y caridad, ¿Y quién se ha ido de un lado y quién quiere ir al otro? [...] ¿Cómo pretenden ser apóstoles de la fe y de la paz y del amor de Dios, si la paz ni siquiera está entre ustedes, y no entre ustedes es la caridad de Jesucristo?[6]Esta situación límite, que enfrenta Don Orione, nos pone en un estado de atención no solo porque nos da la oportunidad de conocer el corazón del Fundador, sino también de comprender que la "formación para la fraternidad" es un aspecto esencial del camino formativo. Y se podría decir más: no solo esencial, sino "sustancial" y "vital". Más adelante veremos que la cuestión de la "comunidad" es un gran desafío para los tiempos actuales en los que prevalece el individualismo y el aislamiento, en una cultura que enfatiza, en exceso, a la persona (el individuo), socavando las bases. Los valores de la "vida fraterna en comunidad", en particular, la colaboración, el diálogo, la capacidad de armonizar las necesidades personales y las necesidades de la comunidad. Sabemos que hoy en día no es una tarea fácil para los capacitadores motivar la elaboración del proyecto comunitario, pero ni siquiera al proyecto personal, pensado como un instrumento de discernimiento para promover el crecimiento vocacional. Desafortunadamente, hoy, todos quieren "ser" su propio proyecto ", decidir quién quieren ser, tomar sus propias decisiones a partir de las reglas que se han dado".[7] Por esta razón, es necesario contemplar cada vez más el "corazón fraterno" de San Luigi Orione y dejarse guiar por su pedagogía y método: capacitar a las personas continuamente y de diferentes maneras para satisfacer las relaciones interpersonales (incluso con una palabra, apoyo, estímulo), para promover la escucha fraterna de la Palabra de Dios y ser "asiduo en la fracción del pan", celebrar la reconciliación fraterna dentro de las comunidades formativas, estimular el diálogo en las reuniones comunitarias y promover el discernimiento comunitario.

lunes, 13 de septiembre de 2021

DON ORIONE, EXPRESANDOSE EN ESPAÑOL

 


Durante sus dos estadías en Latinoamérica (1921-1922 y 1934-1937), Don Orione aprendió bastante de portugués y español; y aunque de forma limitada, podemos decir que tuvo un cierto dominio de los mismos.

            En el caso concreto del español, Don Orione visitó Uruguay y permaneció en Argentina unos cuatro meses durante su primera estadía; mientras que la segunda, permaneció casi tres años en Argentina, visitando también Uruguay y Chile. Esto significa que estuvo casi tres años inmersos en países de habla hispana, experimentando lo que vive todo misionero ante una nueva lengua: descubrir la importancia de hablar la lengua de la gente, experimentar diversas dificultades lingüísticas, comenzar a entender y expresarse, etc. Pero, dejemos que el fundador nos cuente su experiencia.

            Por una cuestión metodológica, algunos textos no se traducirán y otros se resaltarán para captar mejor como Don Orione utilizo del castellano.

 

Don Orione hablando en español

            Don Orione experimentó la novedad de comenzar a hablar en español: “Ahora ya hablo y predico en español” (14/9/1935) y “Ora comincio a fare qualche cosa poiché già hablo en espanol. Prega e fa pregare” (26/3/1935). Como tambien la vergüenza de no saber hablar bien la nueva lengua: “¡Figúrense ustedes cual ha sido mi embarazo encontrándome delante de tantos caballeros y damas! Traté de hacer mis cumplidos con frases españolas pero, éstas, muchas veces no me salían y entonces me la pasé haciendo unas reverencias ¡Qué feo no saber hablar! Si hubiera venido acá hablando el español ¡Cuánto más bien habría podido hacer!”

            El Fundador experimentó también uno de los problemas más comunes a la hora de hablar en otra lengua: los problemas de pronunciación. “Ayer a la tarde, fiesta de Don Bosco, le hable a los argentinos por radio, y en lengua española, pero la ‘cota’ no logro pronunciarla bien, en necesario nacer aquí” (27/4/1935).

Don Orione comparte su imposibilidad de pronunciar bien la J, refiriéndose a esta come la “cota”, posiblemente porque así pronunciaba la palabra jota (es bueno recordar en italiano la J se llama i lunga).

            Existe un testimonio del español de Don Orione. La Srta. Pelagia Aldunate Lyon, hija del embajador chileno en Italia, relata en sus Notas de viaje un encuentro con Don Orione, en el cual el Fundador habló en español. “Don Orione entiende el español así que nosotros hablábamos un español italianizado y él un italiano españolizado”.

 

Escribiendo en español

            En muchas de sus cartas escritas entre 1935 y 1940 podemos encontrar frases o palabras españolas, lo cual nos muestra cómo iba asimilando la nueva lengua y su esfuerzo de escribir en la misma: “Le mando la santa benedizione Pasquale a Lei, al mio prediletto, alla nipote Elisa, a todos! Vede, che parlo già in spagnolo?” (10/4/1935). Veamos algunos ejemplos:

 

“Almas ! Almas !

Buenos Aires, 19 de mayo [de]1937

 

                Al mio caro e grande amico il D.r Ambrogio Solari,

                “La grazia dello Spirito Santo e tutti i Sette Doni della Pentecoste siano sopra di lei, mio caro D.r Solari, sulla sua distinta señ.ra [sra.]e suoi vostri cari figli! Oh quanto piacere mi hanno recato le sue lettere, per avion, del dì 8 e 12 de mayo: io le do mille e mille grazie! Sono contento che lei abbia ricevuto la mia carta, inviata a Nizza. Io sono ritornato bene dal Brasile e, grazcias [gracias]a Dios, esto[estoy] muy bien de salud: tambien los otros de esta Casa todos muy bien. Ringrazio delle orazioni che per me e mia Congregazione lei, la sua señ.ra y higos [hijos]avete fatto a Lourdes. Ho molto gradito las buonas [buenas]noticias de Alejandrito, Eduardo, Daniel y Felipe y tambien del corderito de Jesus Noemi Maria. (…) L’altro jeri Gesù Cristo mi ha dato la grazia di liberare dal demonio una ossessa, - nella nostra cappella di Carlos Pellegrini: demos gracias a Dios!”

 

“Nob.ma Dona Sen.ra Inéz Dorego [Doña Sra. Inés Dorrego] de Unzuè

Cerrito Capital

                Riferendomi alla umile richiesta che jeri ho rivolto alla sua intelligente bontà di voler ciò porre la sua valida intercessione presso il sig.r Saturnino Unzuè, suo deg.mo esposo, - credo  conveniente mandare il progetto del Galpón, che tanto necessita al Piccolo Cottolengo di Claypole, per tenere da conto sia il bestiame che la raccolta e gli attrezzi agricoli. El Galpón sarebbe dividido en dos cuerpos, para caballeriza y para depósito de mais [maíz] etc.  Sarò profondamente grato a su seg.r esposo y siempreinvocherò da Dios grandes bendiciones sobre El y sobre Vd! Dios siempre benediga! [la bendiga]

Don Orione”.

 

Incluso escribirá algunas máximas y refranes:

              "Lauda Sion Salvatorem!

               Mi madre! Acuérdome que quando murió mi madre, quedé yo de edad de doce anos, pocos menos; como yo comencé a entender lo que había perdido, afligida fuime a una imagen de nuestra Señora y supliquéla fuese mi Madre con muchas lagrimas. Paréceme que aunque se hizo con simpleza, que me ha valido, poique conocidamente he hallado a esta Virgen soberana en cuanto me he encomendado a Ella. (Santa Teresa) [vita 1,7] (…)  Máximas de San Francisco de Sales Me parece que el conocimiento de todas nuestras imperfecciones, lejos de turbarnos deberìa alegrarnos, porque es un medio de enmienda. Cuanto ostenta el mundo a nuestros ojos como grande, es ilusión y mentira”.

               Junto con esto, el Fundador mezclará palabras italianas y españolas. Por ejemplo refiriéndose al barrio porteño de “Nueva Pompeya”, algunas veces escribirá Nueva Pompeya, mientras que otras veces: Pompeja o Pompeia (el nombre italiano de la ciudad de Pompeya es Pompei). Refiriéndose al Hno. Jorge Valle, podemos encontrar que escribió: Jorge, George, Giorgio (como es en italiano) y Gorge.

              Un gesto paternal de Don Orione son las pequeñas frases que escribe en castellano a los clérigos argentinos, Luis Smiriglio y Carlos Berón de Astrada, que se encontraban estudiando en Italia: “preghiamo, o miei cari Luis y Carlos, che la nostra Virgen de Lujan li mantenga forti nella pietà e perseveranti nella umiltà e vocazione”(18/9/1937). En otra carta: “Todos los dias pido al Señor per V.ds” (1/10/1937).

            Por último, Don Orione traducirá su nombre en castellano, firmando algunas veces como Luis Orione, tanto en cartas escritas a puño y letra como en telegramas o circulares: “(Don Luis Orione)”, “Sac. Luis Orione della Divina Provvidenza” y “Juan Luis Orione. Pequeña Obra de la Divina Providencia”.

Apreciaciones personales

            Luego de haber recorrido los textos del Fundador, profundizar un poco más acerca de su experiencia expresándose en español, quisiera destacar solo dos elementos:

            La experiencia personal del Fundador, en la cual cualquier misionero, o persona que viaje a un país sin conocer la lengua local, puede sentirse reflejado, pues Don Orione buscó de aprender la nueva lengua, experimentando alegría de expresarse en la misma como también la limitación idiomática.

            El deseo de adoptar otras culturas, descubriendo la importancia de hablarle a la gente en su propia lengua.

            P. Facundo Mela 

14 SEPTIEMBRE, EXALTACIÓN DE LA CRUZ



Para la Iglesia es una fiesta del Señor, en la que celebramos el misterio de la cruz, la obra realizada por Cristo en ella. La imagen predominante es la de Jesús elevado en la cruz, que marca profundamente la vida y espiritualidad de los cristianos. Según la tradición, hoy es el aniversario del hallazgo de la santa Cruz (14 de septiembre del 320, por Santa Elena, madre del emperador Constantino) y de la dedicación de la basílica constantiniana levantada en el mismo lugar de la crucifixión del Señor. Cada año se celebraban en Jerusalén solemnes ceremonias que culminaban con la elevación del sagrado leño para que lo contemplase y adorase la multitud de fieles que se congregaba. En mayo del 614, Cosroas, rey de los persas, saqueó Jerusalén y se llevó la cruz a su país. Pero el emperador Heraclio derrotó a los persas, recuperó la cruz y la entregó solemnemente al patriarca de Jerusalén el 3 de mayo del 630. Esta recuperación llenó de entusiasmo a la Iglesia y particularmente a los latinos, que no tardaron en celebrar la fiesta de la santa Cruz en esta última fecha.- 
Oración: Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz, concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Cada 14 de septiembre se celebra la Exaltación de la Santa Cruz “en la que se muere para vivir; para vivir en Dios y con Dios, para vivir en la verdad, en la libertad y en el amor, para vivir eternamente”, como dijo alguna vez San Juan Pablo II.

Al llegar de nuevo la Santa Cruz a Jerusalén, el emperador dispuso acompañarla en solemne procesión, pero vestido con todos los lujosos ornamentos reales, y de pronto se dio cuenta de que no era capaz de avanzar. 
Entonces el Arzobispo de Jerusalén, Zacarías, le dijo: "es que todo ese lujo de vestidos que lleva, están en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo, cuando iba cargando la cruz por estas calles".
El emperador se despojó de su manto de lujo y de su corona de oro, y descalzo, empezó a recorrer así las calles y pudo seguir en la piadosa procesión.
Para evitar nuevos robos, el Santo Madero fue dividido en varios pedazos y repartidos a Roma y Constantinopla, mientras que un tercero se quedó en Jerusalén en un hermoso cofre de plata. Otro se partió en pequeñas astillas para ser repartidas en diversas iglesias del mundo, las cuales fueron llamadas “Veracruz” (verdadera cruz).
En la vida de los santos se narra que San Antonio Abad, al ser atacado por terribles tentaciones del demonio, hacía la señal de la cruz y el enemigo huía. Desde ese tiempo, se dice, que se hizo costumbre el hacer la señal de la cruz para librarse de males.
Otro hecho de lo poderoso y sagrado de este signo lo mostró la Santísima Virgen María, quien al aparecerse por primera vez a Santa Bernardita y al ver que la niña quiso santiguarse, nuestra Señora se persignó muy despacio para enseñarle que es necesario hacerlo calmadamente y con más devoción.

14 SEPTIEMBRE 1925, DON ORIONE SE HACE CARGO DE 50 HUERFANOS ARMENIOS


Después del genocidio armenio del 24 abril de 1915, En julio de 1924, el senador Schiaparelli hablo con Don Orione pidiéndole que se hiciese cargo del cuidado de algunos huérfanos armenios. San Luis Orione acepto la propuesta y le pidió al P. Vittorio Gatti que hiciese los arreglos necesarios para asumir el instituto con Ludovico Chigi, Grand Maestre de la Orden de Malta. En Julio de 1925, Don Orione envió sus religiosos a hacerse cargo del cuidado de los huérfanos, nombrando al P. Camillo Bruno director de dicho instituto.

El 14 de septiembre de 1925, un grupo de cincuenta huérfanos sobrevivientes del Genocidio Armenio fue recibido en dicho instituto y la Congregación se ocupó de su cuidado.

Las vocaciones armenias

La vida en dicho instituto estaba inspirada en el Sistema Educativo Paterno Cristiano de San Luis Orione, siendo una escuela de santidad y virtudes cristianas, donde “se vivía casi un clima de seminario”. El ambiente cristiano que reinaba en el instituto hizo florecer ocho vocaciones de aquel grupo de huérfanos armenios, quienes viajaron a Italia para ingresar a la Congregación el 29 de Junio de 1928

DON ORIONE Y EL REY CRUCIFICADO


Cristo no tenía soldados y nunca quiso tenerlos. No derramó la sangre de nadie, ni le quemó la casa a nadie. No le interesaba que su nombre estuviera escrito en las piedras de las montañas sino en los corazones de los hombres! Este rey no hizo mal a nadie; hizo el bien a todos, como la luz del sol que ilumina a buenos y malos. Tendió la mano a los pecadores, salió a su encuentro, y se sento a comer con ellos para inspirarles confianza, rescatarlos de sus pasiones y vicios, y orientarlos, una vez rehabilitados, a una vida honesta, al bien, a la virtud.
Apoyó su mano con dulzura sobre la frente febril de los enfermos, y les curó toda dolencia.
Tocó los ojos de los ciegos de nacimiento y pudieron ver, descubriendo en él al Señor!
Tocó los labios de los mudos y hablaron, y bendijeron en El al Señor! a los sordos les dijo:"oigan", y pudieron oír; a los leprosos y marginados: "quiero limpiarles" (Mt 8,3), y les desapareció la lepra y quedaron limpios. Llevó la luz del consuelo a los tugurios y evangelizó a los pobres viviendo en el país más miserable de Palestina.
No buscó seguidores entre los grandes, ni exaltó a los poderosos (intelectuales, autoridades, ricos) sino a los humildes y pobres, siendo El mismo sumamente pobre. "Las zorras tienen guaridas, decía, y los pájaros su nido, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar su cabeza" (Mt 8,20). Vivía frugalmente, habituando a sus seguidores a la disciplina de la mortificación, de la oración y del trabajo, para fortificarlos en la vida del espíritu. El mismo les daba el ejemplo, mortificándose, rezando y trabajando mucho, santificando así el trabajo con sus manos y con su vida.
De aspecto sencillo, amante de la higiene pero sin acicalamientos; la santidad de su vida y de su doctrina era tan grande que hubiera bastado para mostrarlo como el Enviado de Dios. En sus ojos y en la frente se reflejaba una bienaventuranza celestial tan grande que ninguna persona honesta podía sentirse triste después de haber visto ese rostro.
A quien le preguntaba cómo había que vivir le respondía: "Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo; vende lo que tienes y dalo a los pobres, y si quieres ser perfecto, niégate a ti mismo, toma tu cruz, y ven y sígueme... (cf. Mt 19,21).
A las multitudes que lo rodeaban para escucharlo, o porque salía de El una maravillosa virtud de sanación, les decía palabras de extraordinaria dulzura y de vida eterna: "Les doy un mandamiento nuevo: ámense unos a otros en el Señor y hagan el bien a quien les hace el mal" (Jn 13,34; Mt 5,44).
Sobre los niños dijo que sus ángeles ven siempre el rostro de Dios y que será feliz el que se mantenga siempre niño en su corazón y puro como los niños. Bendijo la inocencia y amó a los niños con un amor sublime y divino tanto que, aunque nunca alzaba la voz, llegó a gritar: "Ay de aquéllos que escandalizan a los inocentes..." (cfre Mt 18,6).
Multiplicó los panes, pero no para sí sino para la gente. No hizo llorar a nadie; lloró El por todos, lágrimas de sangre! Enjugó, en cambio, las lágrimas de tantos y de tantas almas perdidas.
Mandó a los cadáveres que se alzaran, y ante esa voz omnipotente que decía: "Alzate", la muerte fue vencida y los muertos resucitaron a una vida nueva. Para todos tenía una palabra de perdón y de paz; sobre todos alentó un soplo de caridad restauradora, e emitió un rayo vivificante de luz sublime y divina!
Perseguido y traicionado inicuamente, desde la cruz invocó al Padre celestial con gran voz pidiendo perdón por los bárbaros que lo habían crucificado. El, que había ordenado a Pedro que guardara la espada en la vaina y que no había derramado la sangre de nadie, quiso dar toda su sangre divina y su vida por los hombres, sin distinción entre hebreo, griego, romano o bárbaro: verdadero rey de paz: Dios, Padre, Redentor de todos quiso morir con los ojos abiertos, suspendido entre el cielo y la tierra, llamando a todos - ángeles y hombres - a su Corazón abierto, traspasado: anhelando abrazar y salvar en ese Corazón divino a todos, todos, todos: Dios, Padre, Redentor de todo y de todos

CRONOLOGIA ORIONINA 14 SEPTIEMBRE

1898, 14 de septiembre, miércoles: Don Luigi Orione zarpa de Génova en el vapor Persia rumbo a Noto (Siracusa), esperado por Mons. Giovanni Blandini, quien le confió el Colegio Episcopal St. Louis y la colonia agrícola contigua de la Inmaculada Concepción. [Cf. ADO, Annals II, 374
 14 de septiembre de 1925, un grupo de cincuenta huérfanos sobrevivientes del Genocidio Armenio fue recibido en dicho instituto y la Congregación se ocupó de su cuidado.



ASTERISCO
Atrapado sobre la marcha en labios de Don Guido Berardi.
"Don Guido, ¿quién es más grande, el Padre Pío o el Papa?".
Fue una pregunta insidiosa, planteada por una mujer devota, que regresaba de la peregrinación a San Giovanni Rotondo.
"Verás - explica Don Guido con calma - hay un general que tiene que ganar una batalla difícil, luego estudia el plan estratégico, luego llama a sus hombres y se lo explica bien. Un valiente soldado se ofrece para la tarea más peligrosa, desde Solo entra al campamento enemigo y logra vencer a los enemigos. El general llama a ese soldado y le da la medalla. ¿Quién es más grande? El general que hizo el plan. Y luego viene el soldado que lo puso en práctica. el primero es el Papa, el segundo es el Padre Pio.

domingo, 12 de septiembre de 2021

13 SEPTIEMBRE, FRANCISCO DRZEWIECKI



Por Dios, por la Iglesia, por la Patria

Una carta fechada en Dachau del 13 de septiembre de 1942, y firmada por un oficial de las S.S., da cuenta de la muerte del padre Francisco Drzewiecki. En ella se decía, también, que habían sido enviados tres paquetes con sus efectos personales a doña Rosalía, la madre. Ese año en el campo de concentración de Dachau fue el tiempo del hambre, el año más duro que el clero hubiera recordado. Cerca de 500 sacerdotes polacos murieron aquel 1942. Uno de los métodos para eliminar a los reclusos era la llegada de "El Transporte de los Inválidos". Una comisión visitaba cada tanto la enfermería del "lager" y hacía la lista de los "inválidos a transportar". Les decían que los llevaban en el tren para una "mejor vida", pero todos sabían que el viaje terminaba en el horno crematorio. Cuando los nazis lo vienen a buscar, se despidió con gran entereza. En ese supremo y dramático momento, el padre Francisco demostró ser un pastor dispuesto a dar la vida por su rebaño.
Un compañero suyo, también clérigo orionino, Josef Kubicki, que sobrevivió al campo de concentración de Dachau, recuerda ese último encuentro: "El padre Drzewiecki me dijo: - ¡Adiós, José! Partimos.
Yo estaba tan abatido que no podía decir ni una palabra de aliento. Y el padre Drzewiecki continuó:
- José no te pongas triste. Nosotros, hoy, tú mañana...
Y con gran calma todavía pudo decir:
- Nos vamos, pero ofrecemos como polacos nuestra vida por Dios, por la Iglesia y por la Patria. Y no regresó nunca más".
Hoy, el padre Francisco testimonia el sufrimiento y martirio de millares de seres humanos. Y también la fe de tantos otros que, hasta el último aliento, se supieron hijos del Dios de la Vida.

Mártires polacos

El padre Francisco Drzewiecki fue beatificado por el papa Juan Pablo II en una ceremonia realizada en su tierra natal junto a otros 107 religiosos y laicos polacos.
Los nuevos mártires padecieron torturas, experimentos pseudo-médicos, hambruna y trabajos forzados, y murieron - la mayoría en diferentes campos de concentración- fusilados, ahorcados, decapitados, en las cámaras de gas, o como consecuencia de los malos tratos recibidos. De ellos, 3 eran obispos, 52 sacerdotes diocesanos, 26 sacerdotes religiosos, 7 hermanos, 8 religiosas, 3 seminaristas y 9 laicos, entre los que figura una viuda que pidió tomar el lugar de su nuera embarazada de ocho meses para salvar la vida de la madre y el niño.




13 SEPTIEMBRE 1938, COTTOLENGO MILANES

PONGAN LAS CAMAS EN LA IGLESIA
Transcribimos del diario del Pequeño Cottolengo milanés con fecha 13 de septiembre de 1938.
“Días atrás llegaba de Rusia una familia compuesta por la madre y varios hijos, entre los cuales uno de seis meses. La religiosa superiora dudaba entre aceptarla o no por falta de lugar y también porque no se sentía segura de aceptar a un lactante que, por el hecho de dormir en una habitación común, por la noche molestaría a las asistidas”.
Interviene Don Orione: “¿Tendría el coraje de decirle que no a la Virgen con el Niño Jesús? Ponga camas en el locutorio, en la iglesia si es necesario; ¡pero no les cierre la puerta a mujeres indefensas, alejadas de la patria y a niños inocentes!”.


Al verla titubear, se dirigió a un sacerdote suyo y le dijo: “Si verdaderamente no hay lugar, transporten provisoriamente el Santísimo Sacramento a la sacristía, y pongan unas camas en la iglesia”.
“La superiora se ocupó y puso a algunas asistidas sanas en el corredor y ubicó en una habitación a esa mamá rusa con sus hijos”.



 De “Las Florecillas de Don Orione” de Mons. Gemma.

13 SEPTIEMBRE, MESSAGGI DON ORIONE

1928: Con la presencia de Don Orione, bendición y colocación de la primera piedra del Santuario dedicada a «Sant'Antonio di Padua», en la Colina de los Ángeles, en Reggio Calabria.

sábado, 11 de septiembre de 2021

12 SEPTIEMBRE 1980, EXHUMAN POR SEGUNDA VEZ EL CUERPO DE DON ORIONE


Transcribo un párrafo de una charla de Monseñor Uriona con motivo de la llegada del Corazón de Don Orione a la Argentina. fuente Don Orione .org

En el año 1965 cuando se cumplieron 25 años de la muerte de DON ORIONE, siguiendo las indicaciones de la Santa Sede, a fin de efectuar el reconocimiento de los restos de alguien que está en proceso de beatificación, se abrió el féretro donde se contenían los mismos.

DON ORIONE había sido sepultado en la cripta del santuario de Tortona. Cuando se abrió la urna lo encontraron mejor que cuando lo habían enterrado. De hecho, la madera del cajón estaba prácticamente destruido y la ropa desintegrada, mientras que el cuerpo estaba intacto. Hasta le había crecido la barba. (Foto superior - 1965)

Una vez hecho el reconocimiento del cadáver, tuvieron que sepultarlo de nuevo. Unos tres años después, aproximadamente, hubo una inundación en Tortona y la cripta se llenó de agua. Por determinados factores que desconozco, no alcanzaron a retirar el cajón. Quizás se confiaron de que el mármol estaba sellado y no penetraría el agua, pero esta se entró por una hendidura muy pequeña. Por tanto, el cuerpo estuvo bajo el efecto del agua por varios años.

En el año 1980, cuando lo beatifican, y al proceder a reconocer nuevamente el cadáver de nuestro Padre, descubren que el cuerpo de DON ORIONE tiene signos de deterioro por el agua. Es ahí que deciden hacerle un tratamiento de momificación extrayéndole el corazón. El cuerpo así conservado se encuentra en el Santuario de Ntra. Sra. de la Guardia, en Tortona (Foto al pie de la nota). Sinceramente no me dio muy buena impresión cuando lo vi. Para mí, y esta es una opinión demasiado personal, no es el DON ORIONE que uno ve retratado en las numerosas fotografías que de él se poseen. Pero el corazón se mantuvo intacto, incluso con la marca bien visible del infarto.

Por eso, cuando en el Capítulo General, desde nuestra provincia pedimos la venida definitiva del corazón a la Argentina, pensábamos que esta petición sería rechazada por los capitulares. Sin embargo, no fue así. Nos maravillamos cuando, por amplia mayoría, se aceptó la moción. Creemos que es la reliquia mejor conservada que tenemos de nuestro Padre y considero un gran privilegio traerla para la Argentina.

Cuando venga el corazón de DON ORIONE definitivamente a nuestra patria para quedar en ese Santuario de la Caridad que es el Cottolengo de Claypole, reflexionemos acerca de la condición de nuestra “pobre carne humana”, “divinizada” porque la asumió el “Verbo de Dios”, destinada, no a la muerte y la corrupción, sino a la gloria definitiva de la Resurrección.

 


 

 

SANTÍSIMO NOMBRE DE MARIA

El hecho de que la Santísima Virgen lleve el nombre de María es el motivo de esta festividad, instituida con el objeto de que los fieles encomienden a Dios, a través de la intercesión de la Santa Madre, las necesidades de la iglesia, le den gracias por su omnipotente protección y sus innumerables beneficios, en especial los que reciben por las gracias y la mediación de la Virgen María. Por primera vez, se autorizó la celebración de esta fiesta en 1513, en la ciudad española de Cuenca; desde ahí se extendió por toda España y en 1683, el Papa Inocencio XI la admitió en la iglesia de occidente como una acción de gracias por el levantamiento del sitio a Viena y la derrota de los turcos por las fuerzas de Juan Sobieski, rey de Polonia.
Esta conmemoración es probablemente algo más antigua que el año 1513, aunque no se tienen pruebas concretas sobre ello. Todo lo que podemos decir es que la gran devoción al Santo Nombre de Jesús, que se debe en parte a las predicaciones de San Bernardino de Siena, abrió naturalmente el camino para una conmemoración similar del Santo Nombre de María.

El nombre María proviene del hebreo “Miriam”. Es muy probable que el nombre fuera popular en el judaísmo contemporáneo a Jesús, ya que es el nombre de una de las mujeres más destacadas en la historia de Israel: Miriam, la profetisa, hermana de Moisés. Miriam y su madre salvaron al pequeño Moisés de morir en manos del Faraón (cf. Éx 2, 1-10). En el Éxodo, al cruzar el mar, es ella la que dirige los coros y las danzas con las cuales el pueblo festeja la salida de la esclavitud. Ella, con su palabra profética, anima al pueblo a alabar a Dios (cf Éx 15, 21). Este es el bonito nombre de una mujer que se jugó por la vida y que cantó las maravillas de Dios, es el nombre que lleva la madre del Salvador.

EFEMÉRIDES MESSAGGI DON ORIONE 12DE SEPTIEMBRE

1893, 12 de septiembre, martes: el clérigo Luigi Orione participa en el congreso de directores de los Salesianos Cooperadores en Valsalice, Turín, como representante diocesano del área de Tortona. [Cf. Boletín Salesiano, octubre de 1893, 187].

 1935, 12 de septiembre, jueves: Don Luigi Orione envía los dos primeros capítulos de las Constituciones de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad de Buenos Aires, sobre el título, la finalidad y las devociones especiales del Instituto de la mujer. [Cf. Escritos 18.146-148].

 1980, 12 de septiembre, viernes: En la cripta del Santuario de la Madonna della Guardia, en Tortona (Alessandria), se exhuma el cuerpo de Don Luigi Orione para el segundo reconocimiento canónico previsto por el proceso de canonización. Cuarenta años después del entierro y a pesar de la inundación que se produjo en Tortona los días 10 y 11 de octubre de 1977, sumergiendo la cripta, el cuerpo se encuentra en buen estado de conservación. [Cf. Terzi Ignazio, "Comunicación para la exhumación del cuerpo del Padre Fundador", en Actos y Comunicaciones de la Curia General de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, 34 (1980), n. 3, agosto-octubre, 160-161]. 


ASTERISCO
La soledad envuelve a todos, solteros y casados, jóvenes y viejos, ricos y pobres, santos y desafortunados.
La soledad nos hace sentir pobres y, si va bien, incluso humilde, porque no somos suficientes para nosotros mismos.
La soledad, ese vacío dejado por la costilla que le falta a Adán pero también a Eva, invoca y conduce al encuentro, al amor.
Cada vacío debe llenarlo de afecto humano y afecto divino. Cuanto más amor se da, más se satisface la soledad ... pero nunca se la quitarán por completo, porque "nuestro corazón está inquieto hasta que el Señor descanse en ti".